• Carolina Quiroga-Stultz

10 - Narrativas Historicas


Esta leyenda precolombina nos cuenta sobre un rey zapoteca que desea mantener la independencia de su nación, pero sus vecinos los Aztecas tienen otros planes. En el epílogo contamos otra versión de la misma leyenda que muestra las intrigas y conspiraciones de los Aztecas y Zapotecas.

#reyesdemesoamerica #zapoteca #azteca #guerrasmesoamericanas #conspiracionesantiguas #historiamesoamerica #historiaazteca #historicazapoteca #Ahuizotl #antiguasintrigas

Fuentes:

1. Historias de Latinoamérica por Genevive Barlow. Publicado por McGraw Hill Education. 2017.

2. El Rey Cosijoeza y su familia. Reseña histórica y legendaria de los últimos reyes de Zachila por Manuel Martínez Gracida. Publicado en México por la Oficina TIP de la secretaria de fomento, 1888.



El último rey

Adaptado por Carolina Quiroga-Stultz


En el año 1487 de la era cristiana, Cosijoeza era un guerrero de apenas 30 años quien recientemente había sido escogido como el nuevo rey de los zapotecas. Hoy en su palacio en la ciudad de Juchitán, en el jardín de los árboles de flores blancas, Cosijoeza encabeza una ceremonia diplomática, en la cual le da la bienvenida a todos los emisarios de otros reinos que han venido a mostrar sus respetos y a felicitarlo.

El siguiente por hablar es el emisario azteca:


- Gran Cosijoeza, magnífica luz que hace al éter temblar. Ahuitzotl, nuestro poderoso rey azteca le desea prosperidad y muchos descendientes. Y como símbolo de su amistad Ahuitzotl le envía muchos presentes. Nuestro honorable rey sólo pide de usted que le envíe algunos de sus árboles de flores blancas que sólo crecen aquí en Juchitán.


Cosijoeza se lo piensa y reflexiona. La verdad es que los zapotecas y los aztecas nunca han sido amigos. Entonces ¿porque Ahuitzotl el rey azteca hace dicha solicitud? ¿Por qué ahora? ¿Es este un señuelo? ¿Acaso el rey azteca desea comenzar una nueva guerra? Cosijoeza necesita pensar con calma su respuesta. Una palabra mal dicha podría desequilibrar la tensa calma.


Mientras el rey zapoteca considera sus opciones es abruptamente interrumpido por el impaciente emisario azteca:


- Cosijoeza, usted sabe que Ahuitzotl obtendrá esos árboles de una manera u otra.


Por supuesto dicha falta de educación por parte el emisario Azteca hizo que la respuesta del rey zapoteca fuera sencilla.


Cosijoeza: En ese caso su rey no tendrá mis árboles.


Lo que siguió fue una guerra sangrienta que duró siete años. Era exactamente lo que el rey Azteca había estado buscando. Para el año de 1494 los aztecas habían destruido las ciudades más grandes del reino zapoteca como Mitla y Zaachila.


Las fuerzas aztecas ahora rodeaban los alrededores de la capital del reino zapoteca, listos para destruirla. Todos los soltados aztecas estaban de buen ánimo, pero también estaban cansados. Y lo que no sabían es que los soltados zapotecas dentro de la fortaleza de Juchitán aún no habían combatido. Estaban bien descansados y tenía un arma secreta.


Esa noche 30,000 soldados zapotecas salieron de la fortaleza de Juchitán, rodearon a los aztecas y comenzaron a disparar flechas venenosas. Como resultado los soldados aztecas fueron heridos de muerte. Ahuitzotl estaba furioso. Sus soldados habían estado tan cerca de destruir a sus enemigos, pero ahora él y sus ejércitos debían retirarse y regresar a Tenochtitlan. Al igual que el león regresa a su cueva para lamerse las heridas y planear su venganza.


Y aquí es cuando Montezuma II, sobrino de Ahuitzotl llega a nuestra historia a jugar un rol decisivo. En ese momento Montezuma, era uno de los consejeros del rey le sugiere a éste que quizás hay una forma más fácil para lidiar con ese molesto vecino. Un camino femenino.


Coyolicantzin era una de las hijas favoritas de Ahuitzotl, también conocida como copo de algodón, porque su piel era tan blanca como la de la luna. A ella le fue dada la misión de seducir al rey zapoteca quien hasta el momento no había encontrado una reina.


Los aztecas habían recogido información sobre la rutina diaria de Cosijoeza y sabían dónde acostumbraba a irse a bañar. Así que tramaron un sorpresivo encuentro amoroso.


¡Ah! Cuando Cosijoeza vio por primera vez a Coyolicantzin, al rey zapoteca casi se le cae la mandíbula, ¡mamacita!. Inmediatamente se enamoró de su belleza de sus movimientos seductores y de esa sonrisa misteriosa.


Para impresionarla le habló de sus riquezas, palacios, jardines, absolutamente todo lo que tenía. Pero como ella estaba jugando el rol de la mujer fatal, fingió que no le interesaba mucho lo que él tenía. Al final ella dijo:


- He andado estas tierras en busca de mi felicidad, pero aún no he podido encontrarla.


En dicho momento Cosijoeza quiso ser su felicidad. Así que la invitó a quedarse en su palacio en Juchitán por una semana y la trato como una reina. Al final de la semana la muchacha sólo dijo.


- Gran Cosijoeza, ciertamente aprecio su amabilidad, su hospitalidad, pero mi corazón me ruega que regrese con mi familia, con mi padre Ahuitzotl, el rey de los Aztecas.


¿Qué? Cosijoeza no se lo podía creer. ¿Cómo es que eso había sucedido? la mujer que ahora era su felicidad era nada menos que la hija de su más grande enemigo, pero ahora estaba tan enamorado que estaba dispuesto hacer lo que fuera por ella.


La muchacha regreso a Tenochtitlán escoltada por emisarios zapotecas cargando presentes, riquezas y una propuesta de matrimonio.


Ahuitzotl, el rey Azteca no cabía de la dicha, su plan había funcionado a la perfección. Todas esas riquezas habían llegado tan fácil. Y conseguir aquella propuesta de matrimonio había sido pan comido. Ahora todo lo que tenía que hacer era jugar el rol del padre acongojado y triste, así que dijo:


- ¡Ay! esta propuesta me rompe el corazón mi copo de algodón mi queridísima Coyolicantzin, mi hija favorita. No sé cómo voy a poder vivir sin ella no lo sé, pero ya me las ingeniaré. Porque yo veo que su rey estaba buscando una alianza con una de las más grandes naciones. Esta unión ciertamente traerá poder y paz.


Bueno los dos tórtolos se casaron y las celebraciones duraron por días. Toda la gente del común, zapotecas y aztecas de verdad creían que la paz les había llegado. Pero si tan sólo hubieran sabido que Coyolicantzin aún tenía una misión que cumplir.


A ella se le habían dado instrucciones de espiar a los zapotecas y enviar información de regreso a su padre sobre las estrategias militares y sobre aquella arma secreta, las flechas envenenadas. El rey azteca soñaba con que algún día dicha información le diría cómo destruir a los Zapotecas.


Sin embargo, Ahuitzotl no contaba con que no viviría lo suficiente para ver su ambición hecha realidad. El rey azteca murió en el año de 1509. Aunque, su sobrino Montezuma II continuó con el deseo de venganza.


Cuando Montezuma II tomo posesión del trono azteca le envió un ultimátum a su enemigo. La hermosa Coyolicantzin, ahora reina de los zapotecas podía quedarse con su familia adoptiva y morir; o bien podía regresar con su sangre Azteca y unirse a ellos en la destrucción definitiva de sus enemigos.


La verdad es que Coyolicantzin había tomado una decisión hace mucho tiempo. Poco después del nacimiento de su primer hijo ella le confesó todo a su esposo, quien la perdono porque al final de cuentas ella fue su felicidad desde el momento en que la vio. Sin embargo, ella continuó espiando, pero esta vez para los zapotecas. Por años ella continuó pasándole a los aztecas información que ahora su esposo le proveía. Ella había escogido a su familia adoptiva, los zapotecas.


Ahora dependía de Cosijoeza decidir si se metía de lleno en otra sangrienta guerra o le ahorraba a su gente semejante inconveniente. El rey zapoteca escogió la vida, firmando un tratado con su enemigo. Un acuerdo que convirtió a los zapotecas en un reino dependiente obligado a pagar impuestos a los aztecas.


Al final de cuentas dicha acción no parece una ganancia, pero lo fue a largo plazo. Porque lo que Cosijoeza sabia y Montezuma escogió ignorar, fueron los presagios que por años anunciaron la llegada de un tercer participante en los conflictos de estas naciones. Unas fuerzas externas que jugarían un rol destructivo y transformativo en las vidas de todos los nativos americanos.


No eran otros que los conquistadores, los europeos. Los aztecas fueron prácticamente destruidos quizás porque durante su reinado sólo cultivaron enemigos. Mientras que los zapotecas sobrevivieron. Y hasta hoy puedes encontrar a sus descendientes en la antigua Juchitán, hoy Oaxaca México.


Epílogo


Muy bien mis queridos oyentes a continuación voy a compartir con ustedes algunos datos sobre la historia y sobre los zapotecas. Por hoy voy a dejar por fuera los Aztecas o Nahuas, quizás en otro episodio podríamos hablar a profundidad de ellos.


Los zapotecas junto con los mayas y las culturas Nahuas, fueron conocidos por sus grandes logros. Ellos fueron la primera cultura mesoamericana en dejar testimonios escritos y en mantener archivos sobre calendarios. El nombre Oaxaca originalmente se derivó de la palabra Nahua, Huaxyacac, la cual torpemente se traduce en la cima del guaje. Guaje es una planta que crece en la región.


En cuanto a los árboles de flores blancas mencionados al principio de la historia, mi teoría es que, si dicho árbol existió y fue usado como excusa para levantar la animosidad entre los zapotecas y aztecas, tuvo que haber sido uno de los siguientes árboles que se encuentran en el área: el Cazaguate, también conocido como el árbol de la mañana gloriosa que se dice cubre la montaña de blanco con sus flores. O pudo haber sido el árbol de plumería que ha sido encontrado en las ruinas de Monte Albán, el cual fue un centro ceremonial y en algún momento la capital de los zapotecas.


El estado mexicano de Oaxaca se ubica en el lado del Océano Pacífico al sur este del país y concentra la mayor población indígena del país; más de un millón de indígenas, de acuerdo con el último censo de población realizado en el año 2010. Donde se señala que el zapoteca es la lengua indígena más hablada, después le sigue el Mixteca.


Cabe aclarar que los zapotecas no son una sola nación, sino una familia de naciones indígenas. Cada una habla su propia lengua. Sin embargo, dichas lenguas están tan interrelacionadas como el español lo está con el italiano o con el portugués. Así que, hasta cierto grado las diferentes comunidades zapotecas se pueden entender la una con la otra.


Ahora si hablemos de la historia. Técnicamente dicha historia sucedió en la realidad, aunque si es cierto que la autora Genevieve Barlow escribió una versión novelesca de dicha leyenda en la cual se basó el cuento que escucharon. Donde claramente se identifican buenos y los malos.


Pero en este momento los voy a invitar a que escuchen lo que realmente sucedió según el relato escrito por Manuel Martínez Gracida en 1888.


Cosijoeza se convirtió en el rey de Teozaapotlán en 1487 cuando su padre Zaachila III murió. El nuevo rey estaba decidido a mantener la autonomía y la independencia de su nación. Por lo cual pensó que la mejor forma lograrlo era instigando contra aquellos que constantemente estaban tratando de expandir sus fronteras. Es decir, los aztecas también conocidos como los mexicas.


Para el año de 1494 Cosijoeza había tramado un plan aparentemente dictado por intervención divina. En el cual, decide usar como cebo a la comunidad de Huaxyacac, quiénes ya no eran aliados de los aztecas. Asimismo, el rey zapoteca iba usar a la gente de Mitla quienes estaban interesados también en la destrucción de los aztecas.


El plan dictaba que los Huaxyacatlecas iban a emboscar y ejecutar a una caravana de mercaderes aztecas que venían de Tenochtitlán, cuando pasaran por Mitla. ¿Por qué? Lo más probable es porque en esos tiempos los mercaderes o comerciantes también servían en el rol de espías.


Una vez que la masacre fue ejecutada por supuesto, el rey azteca está furioso, y llamó a todos sus aliados de la ciudad este Texcoco y Tlacopan a quienes se les llamaba la triple alianza; juntos declararon la guerra a la gente de Huaxyacac y Mitla. Nadie salió vivo.


Para el año 1496 Cosijoeza se alío con el reino Mixteca. Los Mixtecas enviaron 24,000 soldados que junto con los soldados zapotecas se convirtió en una fuerza de 60,000 hombres.


La campaña militar del rey zapoteca fue todo un éxito. Reconquistó pueblo tras pueblo, mostrándose asimismo como el salvador. Si les resulta familiar dicha táctica es porque es una estrategia que ha sido usada alrededor del mundo por potencias mundiales, causan un mal y luego se muestran como los salvadores y todo el mundo les sale a deber.


Al final los zapotecas llegaron al monte de Quiengola donde buscaron refugio en la fortaleza y le dieron la labor a los soldados Mixtecas de arrojar rocas bajo la montaña para de esta manera mantener al enemigo ocupado.


Mientras tanto después caminar 405 millas los ejércitos del rey Azteca estaban cansados y decidieron acampar y descansar. La verdad es que muchos de sus soldados ya están enfermos a causa de respirar el aire caliente de Tehuantepec. Razón por la cual los aztecas reconsideraron qué hacer. No iban a ejecutar un ataque frontal, por el contrario, iban a tomarse por la fuerza la fortaleza zapoteca.

En otras palabras, iban a matar de hambre a aquellos dentro de la fortaleza cortando todas las comunicaciones con el exterior. Sin embargo, una noche por sorpresa los zapotecas salieron de la fortaleza bajaron el monte y atacaron a los aztecas. Fue una victoria sin igual.


Poco después el rey Azteca envío a Montezuma a negociar la paz ofreciéndole al rey zapoteca su hermosa hija Coyolicantzin. Cosijoeza estuvo de acuerdo sin embargo no tenía ningún apuro en casarse porque no se fiaba en los aztecas. Pero Ahuitzotl estaba decidido a que esos dos se casaran y le instruyó a sus sacerdotes y hechiceros que le ayudaran en dicho asunto. Había que hacer que la muchacha sedujera al reacio novio.


A Coyolicantzin la instruyeron en el rol de planear un encuentro amoroso cerca de un río en Tehuantepec donde ella iba a seducir a Cosijoeza. Cuando ella se le presentó le confesó que lo admiraba por su valentía y su astucia y también le dijo que no podía esperar más, deseaba ser suya lo antes posible.


Pues funcionó y los dos se casaron. Ahora cabe aclarar que en este relato histórico no hay ninguna evidencia de que ella jugará un rol de espía, pero como los eventos sucedieron hace más de 500 años pues sólo los muertos saben.


En el año 1498, Coyolicantzin dio a luz al primer hijo de la pareja, pero pronto el pequeño murió. Durante el mismo año la corte zapoteca fue trasladada a Zaachila. Mientras tanto el rey azteca no había olvidado la venganza pendiente y después de haber pacificado por la fuerza a otros estados resolvió que era tiempo de saldar cuentas.


Pensó que podía usar a su hija como un medio para alcanzar dicho fin y envió a dos emisarios de confianza con un presente y una solicitud. Ellos debían pedirle al rey zapoteca que dejara pasar a las tropas aztecas por su territorio. En teoría dichos ejércitos se dirigían hacia el sur para conquistar a Chiapas y Guatemala.


Una vez hecha la solicitud, los emisarios pidieron hablar en privado con la reina y le confesaron el plan real que su padre tenía. Era como una especie de caballo de Troya. Igualmente, los emisarios trataron de extraer información militar y política de la reina, la cual usarían en su venganza. Pero la reina les pidió que la esperaran por un momento y mientras tanto fue y le contó a su esposo de que se trataba la visita. Cuando ella regresó les dijo: váyanse y dígale a mi padre que, aunque soy su hija también soy esposa y reina.


Cosijoeza dejo pasar a las tropas aztecas, pero no sin antes tomar ciertas precauciones. En el año de 1500 los soltados aztecas cruzaron el territorio zapoteca sin ninguna escaramuza. No pudieron hacer absolutamente nada porque todo el tiempo fueron fuertemente escoltados y vigilados por los soltados zapotecas. Y así fue como terminó la rivalidad de estas dos naciones.


Muy bien mis queridos oyentes eso es todo por hoy, Tres Cuentos les aconseja que presten atención a la historia, ¿no están cansados de repetir los mismos errores de nuestros antepasados?


En el siguiente episodio de Cuentos de Poder conoceremos a uno de los europeos que perdió la cabeza en busca de la leyenda del dorado. ¡Hasta el siguiente cuento!


Créditos Musicales

Ethnoamerica – Freesound.org

Crusade-Video-Clasica by Kevin McLeod

Mighty_and_Meek by Kevin McLeod

Subtle_Betrayal by SYBS

Five_Armies by Kevin McLeod

Time_Passing_By_Time Passing By by Audionautix is licensed under a Creative Commons

Gagool by Kevin McLeod

Despair_and_Triumph by Kevin McLeod

Fall_Of_The_Dynasty by Asher Fulero

164 views