• Carolina Quiroga-Stultz

51 - Latinoamérica Fantástica


Un ángel cae de los cielos con tan mala suerte que se lastima y acaba necesitando de la piedad de un niño y su familia para recuperarse. Lo que nadie anticipa es cuánto se encariñaran el uno con el otro. En los comentarios presentamos la narradora de hoy Melanie Márquez-Adams y la entrevista con el académico Matthew David Goodwin quien editó Latinx Rising: An Anthology of Latinx Science Fiction and Fantasy.


Este episodio fue producido con el apoyo de PRX y el programa de creadores de Google Podcasts.


Primero


La humanidad, amigo mío —dijo el sabio— ha rondado hace siglos alrededor de ese muro invisible que le esconde el futuro, sin acertar jamás a sobrepasarlo, para ver lo que acontece del otro lado, a pesar de su infinita curiosidad. Quizá debe ser así, quizá no debemos quejarnos de esto.


¡Quién sabe si el hombre no está preparado aún, para ver las cosas que se encuentran más allá del hoy! ¡Imagínese usted el terror, el desconcierto, el desaliento que se apoderarían de nosotros si vislumbrásemos nuestro destino! […]… Caeríamos en la desesperación.


Cuando el hombre sea más sabio, más sereno, más fuerte, sus sentidos se afinarán de tal manera, que les será dado ver, por fin, lo que está detrás del muro enigmático…


Este muro —continuó el doctor— no es, por lo demás, tan cerrado e impenetrable como se supone. Hay grietas, hendiduras por donde puede uno asomarse y atisbar algo, por donde de hecho se han asomado los profetas, los visionarios, las pitonisas, las sibilas… Lo inconsciente y lo consciente están ligados por un tenue pasadizo… Ciertos seres privilegiados se aventuran en él, y vislumbran con más o menos certeza las arquitecturas vastas del porvenir, como desde un balcón se presiente el dédalo (laberinto) de calles y palacios de la ciudad en tinieblas…

Tomado del cuento “El Sexto Sentido” escrito por Amado Nervo. Lee el cuento completo: https://redescolar.ilce.edu.mx/sitios/micrositios/24mayo_amado_nervo/doc/17_El_Sexto_Sentido.pdf



Bienvenida


¡Hola! Estimadas y estimados oyentes de Tres Cuentos, el podcast bilingüe dedicado a las narrativas literarias, históricas y tradicionales de Latino América. Soy Carolina Quiroga-Stultz, y hoy nos reencontramos con un autor muy estimado por el programa, el mexicano Amado Nervo.


El fragmento inicial fue tomado del cuento especulativo de Nervo, “El sexto sentido”. Para quienes deseen leer el texto completo encontrarán el enlace en la transcripción.


*


Buscando un cuento para cerrar con broche de oro la temporada de Latinoamérica Fantástica, pensé que sería genial encontrar algo que nos conectara con las próximas fiestas. De buenas estuve porque en una antología digital encontré varios cuentos de Amado Nervo y entre ellos un cuento de navidad que él dedicó a su sobrina.


Aunque encontré varias versiones de la misma antología he de confesar que la mejor en términos de lectura fácil es la que encontraran en la página de DescrubreLima.com. Dicho sitio es un esfuerzo de la Municipalidad de Lima en Perú por acerca a las personas a la literatura. Allí podrán descargar varios libros de autores latinoamericanos. Les dejaré el enlace por si les pica la curiosidad.


El cuento de hoy “El ángel caído”, nos llega en la voz de la autora ecuatoriana Melanie Márquez-Adams.


Por otra parte, al igual que hemos hecho las pasadas dos temporadas, hoy cerramos este ciclo con una entrevista con el académico Matthew David Goodwin, quien ha trabajado los últimos años en la promoción de la literatura especulativa latino descendiente en los Estados Unidos.


Finalmente quiero felicitar a Allison en Vermont, Hillary en Maryland, Marco Antonio en Rhode Island, César en el Norte de Carolina y Terra en la Florida, quienes se han ganado un regalo literario para estas navidades.


Un ángel cae de los cielos con tan mala suerte que se lastima y acaba necesitando de la piedad de un niño para levantarse. El pequeño lo lleva a conocer a su familia, y tanto se encariñan el ángel con los chicos y estos con el alicaído que tendrán que pensar cómo hacer para vivir juntos por siempre.

El ángel caído

Por Amado Nervo

Leído y adaptado por Melanie Márquez-Adams




Cuento de Navidad dedicado a mi sobrina María de los Ángeles


Érase un ángel que, por retozar más de la cuenta sobre una nube teñida de violetas, perdió pie y cayó lastimosamente a la tierra.


Su mala suerte quiso que, en vez de dar sobre el fresco césped, diese contra piedra áspera, de modo y manera que el cuitado se estropeó un ala, el ala derecha, por más señas.


Allí quedó despatarrado, sangrando, y aunque daba voces de socorro, no es usual que en la tierra se comprenda el idioma de los ángeles, nadie acudía en su auxilio.


En esto acertó a pasar no lejos un niño que volvía de la escuela, y aquí empezó la buena suerte del caído, porque como lo niños y niñas sí suelen comprender la lengua angélica, el niño se acercó al mísero y sorprendido primero y compadecido después, le tendió la mano y le ayudó a levantarse.


Los ángeles no pesan, y la leve fuerza del niño bastó y sobró para que aquél se pusiese en pie.


Su salvador le ofreció el brazo y se vio entonces el más raro espectáculo: un niño conduciendo a un ángel por los senderos de este mundo.


Cojeaba el ángel lastimosamente, ¡Por supuesto! Le ocurría lo que acontece a los que nunca andan descalzos: el menor guijarro lo hería de un modo atroz.


Su aspecto era lamentable. Con el ala rota, dolorosamente plegada, manchado de sangre y lodo el plumaje resplandeciente, el ángel estaba para dar compasión.


Cada paso le arrancaba un grito; los maravillosos pies de nieve empezaban a sangrar también.


—No puedo más —dijo al niño.


Y, este, que tenía su chispa de sentido práctico, le respondió:


—A ti (porque desde un principio se tutearon), a ti lo que te falta es un par de zapatos. Vamos a casa, diré a mamá que te los compre.


—¿Y qué es eso de zapatos? —preguntó el ángel.


—Pues mira —contestó el niño mostrándole los suyos—: algo que yo rompo mucho y que me cuesta buenos regaños.


—¿Y yo he de ponerme eso tan feo...?


—Claro..., ¡o no podrás caminar! Vamos a casa. Allí mamá te frotará con árnica y te dará calzado.


—Pero si ya no me es posible andar... ¡cárgame!


—¿Podré contigo?


—¡Ya lo creo!


Y el niño alzó en vilo a su compañero sentándolo en su hombro, como lo hubiera hecho un diminuto San Cristóbal.


—¡Gracias! —suspiró el herido—; qué bien estoy así... ¿Verdad que no peso?


—¡Es que yo tengo fuerzas! —respondió el niño con cierto orgullo y no queriendo confesar que su celestial fardo era más ligero que uno de plumas.


En esto se acercaban al lugar, y os aseguro que no era menos peregrino ahora que antes el espectáculo de un niño que llevaba en brazos a un ángel, al revés de lo que nos muestran las estampas.


Cuando llegaron a la casa, sólo unos cuantos chicuelos curiosos le seguían. Los hombres, muy ocupados en sus negocios, y las mujeres que charlaban en las plazuelas y al borde de las fuentes, no se habían percatado de que pasaban un niño y un ángel.


Sólo un poeta que divagaba por aquellos contornos, asombrado clavó en ellos los ojos y sonriendo beatamente los siguió durante buen espacio de tiempo con la mirada... Después se alejó pensativo...


Grande fue la piedad de la madre del niño, cuando éste le mostró a su alirroto compañero.


—¡Pobrecillo! —exclamó la buena señora—; seguro le dolerá mucho el ala


El ángel, al sentir que le hurgaban la herida, dejó oír un lamento armonioso. Como nunca había conocido el dolor, era más sensible a él que los mortales, forjados para la pena.


Pronto la caritativa dama le vendó el ala, a decir verdad, con trabajo, porque era tan grande que no bastaban los trapos; y más aliviado y lejos ya de las piedras del camino, el ángel pudo ponerse en pie y enderezar su esbelta estatura.


Era maravilloso de belleza. Su piel translúcida parecía iluminada por suave luz interior y sus ojos, de un hondo azul de incomparable diafanidad, miraban de manera que cada mirada producía un éxtasis.


—Los zapatos, mamá, eso es lo que le hace falta. Mientras no tenga zapatos, ni María ni yo (María era su hermana) podremos jugar con él —dijo el niño.


Y eso era lo que le interesaba, sobre todo: jugar con el ángel.


A su hermana María, que acaba de llegar también de la escuela, y que no se hartaba de contemplar al visitante, lo que le interesaban más eran las plumas; aquellas plumas gigantescas, nunca vistas, de ave del Paraíso, de quetzal heráldico..., de quimera, esas que cubrían las alas del ángel. Tanto así, que no pudo contenerse, y acercándose a aquella criatura celestial herido, sinuosa y zalamera, le cuchicheó estas palabras:


—Di, ¿te dolería que te arrancase yo una pluma? La deseo para mi sombrero.


—Niña —exclamó la madre, indignada, aunque no comprendía del todo aquel lenguaje.

Pero el ángel, con la más bella de sus sonrisas, le respondió extendiendo el ala sana:


—¿Cuál te gusta?


— Pues ésta la tornasolada...


—¡Pues tómala!


Y se la arrancó resuelto, con movimiento lleno de gracia, extendiéndola a su nueva amiga, quien se puso a contemplarla embelesada.


No hubo manera de que ningún calzado le viniese al ángel. Tenía el pie muy chico, y alargado en una forma deliciosamente aristocrática, incapaz de adaptarse al tipo botas que había en el pueblo, las cuales le hacían un daño tremendo, de suerte que claudicaba peor que descalzo.


La niña fue quien sugirió, al fin, la buena idea:


—Que le traigan —dijo— unas sandalias. Yo he visto a San Rafael con ellas, en las estampas en que lo pintan de viaje, con el joven Tobías, y no parecen molestarle en lo más mínimo.


El ángel dijo que, en efecto, algunos de sus compañeros las usaban para viajar por la tierra; pero que eran de un material finísimo, más rico que el oro, y estaban cuajadas de piedras preciosas. San Crispín, el bueno de San Crispín, las fabricaba.


—Pues aquí —observó la niña— tendrás que contentarte con unas menos lujosas, y déjate de santos si las encuentras.


Por fin, el ángel, calzado con sus sandalias y bastante restablecido de su mal, pudo ir y venir por toda la casa.


Era adorable escena verle jugar con los niños. Parecía un gran pájaro azul, con algo de mujer y mucho de paloma, y hasta en lo zurdo de su andar había gracia y señorío.


Podía ya mover el ala enferma, y abría y cerraba las dos con movimientos suaves y con un gran rumor de seda abanicando al niño y a la niña.


Cantaba de un modo admirable, y refería a sus dos oyentes las historias más bellas que se habían inventado.


No se enfadaba jamás. Sonreía casi siempre, y de cuando en cuando se ponía triste.

Y su faz, que era muy bella cuando sonreía, era incomparablemente más bella cuando se ponía pensativa y melancólica, porque adquiría una expresión nueva que jamás tuvieron los rostros de los ángeles y que tuvo siempre la faz del Nazareno, a quien, según la tradición, nunca se le vio reír y sí se le vio muchas veces llorar.


Esta expresión de tristeza augusta fue, quizá, lo único que se llevó el ángel de su paso por la tierra...


¿Cuántos días transcurrieron así? El niño y su hermana no hubieran podido contarlos; la sociedad con los ángeles, y la familiaridad con el Ensueño, tienen el don de elevarnos a planos superiores, donde nos sustraemos a las leyes del tiempo.


El ángel, enteramente bueno ya, podía volar, y en sus juegos los maravillaba, lanzándose al espacio con una majestad suprema; cortaba para ellos la fruta de los más altos árboles, y, a veces, los cogía a los dos en sus brazos y volaba de esta suerte.


Tales vuelos, que constituían el deleite mayor para los chicos, alarmaban profundamente a la madre.


—No vayáis a dejarlos caer por inadvertencia, señor Ángel —gritaba la buena mujer—. Os confieso que no me gustan juegos tan peligrosos...


Pero el ángel reía y reían sus niños, y la madre acababa por reír también, al ver la agilidad y la fuerza con que aquél los cogía en sus brazos, y la dulzura infinita con que los depositaba sobre el césped del jardín... ¡Se hubiera dicho que hacía su aprendizaje de Ángel Custodio!

—Sois muy fuerte, señor Ángel —decía la madre, llena de asombro.


Y el ángel, con cierta inocente suficiencia infantil, respondía:


—Tan fuerte, que podría zafar de su órbita a una estrella.


Una tarde, el niño y su hermana encontraron al ángel sentado en un poyo de piedra, cerca del muro del huerto, en actitud de tristeza más honda que cuando estaba enfermo.

—¿Qué tienes? —le preguntaron al unísono.


—Tengo —respondió— que ya estoy bueno; que no hay ya pretexto para que permanezca con vosotros...; ¡que me llaman de allá arriba, y que es necesario que me vaya!


—¿Qué te vayas? ¡Eso nunca! —replicó la niña.


—¿Y qué puedo hacer si me están llamando?...


—Pues no ir...


—¡Imposible!


Hubo una larga pausa llena de angustia seguida de llanto.


—Hay un medio de que no nos separemos...—dijo de pronto la niña


—¿Cuál? —preguntó el ángel, ansioso.


—Que nos lleves contigo.


—¡Muy bien! —afirmó el niño palmoteando.


Y con divino aturdimiento, los tres se pusieron a bailar como unos locos.


Pasada la emoción la niña se quedó pensativa, y murmuró:


—Pero ¿y nuestra madre?


—¡Eso cierto! —corroboró el ángel—; ¿y vuestra madre?


—Nuestra madre —sugirió el niño— no sabrá nada... Nos iremos sin decírselo... y cuando esté triste, vendremos a consolarla.


—Mejor sería llevarla con nosotros —dijo la niña.


—¡Me parece bien! —afirmó el ángel—. Yo volveré por ella.


—¡Magnífico!


—¿Estáis, pues, resueltos?


—Resueltos estamos.


Caía la tarde fantásticamente, entre niágaras de oro.


El ángel cogió a los niños en sus brazos, y de un solo ímpetu se lanzó con ellos al azul luminoso.


La madre en esto llegaba al jardín, y toda trémula los vio alejarse.


El ángel, a pesar de la distancia, parecía crecer. Era tan diáfano, que a través de sus alas se veía el sol.


La madre, ante el milagroso espectáculo, no pudo ni siquiera gritar. Se quedó alelada, viendo volar hacia las llamas del ocaso aquel grupo indecible, y cuando, más tarde, el ángel volvió al jardín por ella, la buena mujer estaba aún en éxtasis.


Comentario


Muy bien regresemos de los cielos desde donde más de ángel quizá con curiosidad nos mira preguntándose si habrá otro niño y otra niña con quien jugar y soñar.


Y hablando de soñar, les cuento que el equipo de Tres Cuentos sueña para el año entrante hacer varios cambios que confiamos nos ayudaran a conectarnos con nuestras audiencias, traer cuentos y autores más diversos y en general llevar la literatura latin@ descendiente a más oídos. Esto nos tomará varios meses de planeación, pero si están subscritos podrán irse enterando de algunos detalles con anterioridad y apoyarnos en el relanzamiento.


Bueno es hora de contarles acerca de Melanie Márquez-Adams quien leyó el cuento de hoy. A parte de ser escritora, editora y traductora, y de haber publicado varios libros, me complace decir que es parte del equipo de Tres Cuentos.



Melanie es una defensora del idioma español, y cree que debería haber más programas de promoción de este bello idioma en los Estados Unidos. Dos de sus libros son Querencia, y Mariposas Negras. El primero, es una crónica del recorrido como migrante y escritora en los Estados Unidos. Libro que planeó devorarlo esta navidad. Y el segundo es una colección de cuentos que nos sumergen en aguas mansas que desembocan sigilosamente en las profundidades del ser humano.


Pero el liderazgo de Melanie, no se queda allí. Al igual que yo, Melanie desea que nuestras literaturas lleguen a más personas, y por eso ha editado las antologías: Imaginar Países: Entrevistas a escritoras latinoamericanas en Estados Unidos, Ellas cuentan: Crime Fiction por latinoamericanas en EE.UU., y Del sur al norte: Narrativa y poesía de autores andinos.

Bueno les dejaré la página de Melanie para que conozcan más acerca de su recorrido literario y de paso se animen a regalarse alguno de sus libros esta navidad.


www.melaniemarquezadams.com


Querencia: https://www.amazon.com/dp/1734185066/


Mariposas negras: https://www.amazon.com/-/es/Melanie-Marquez-Adams/dp/9978162755/


Hoy a diferencia de los pasados ocho episodios no dedicaremos mayor tiempo a la vida de Amado Nervo, porque en el episodio 41 “La última guerra” encontrarán la biografía del mexicano. Tan solo agregaré algo que encontré en el diario digital El Financiero que me pareció bastante interesante y habla un poco de esa habilidad que tenía Nervo de predecir el futuro.


Nos dice Eduardo Bautista en el artículo “Amado Nervo, el poeta del amor que se convirtió en el primer ídolo de México”, que su escritura breve y sencilla lo hizo ser querido y admirado por sus lectores. Pero aún más interesante es lo que dijo Nervo acerca de este tipo de estilo “en el futuro, la gente tendrá cada vez menos tiempo para leer, y por eso la literatura más breve será la más recordada”. Y que creen Nervo no se equivocó.


Lo cierto es que cien años después saber comunicarse con emojis, fotos, tweets y abreviaciones es cada vez una tendencia que hasta a mí me ha costado trabajo adaptarme y técnicamente no estoy tan vieja.


Espero que la iniciativa de nuestro programa de traerles la literatura a sus oídos quepa en ese formato de una narrativa portátil, breve, sencilla y amena.

*

Sin más preámbulos es hora de presentar la entrevista de hoy. Matthew David Goodwin, es profesor asistente en el Departamento de Estudios Chicanos de la Universidad de Nuevo México. Su investigación se centra en la ficción especulativa Latinx, en particular cómo los escritores Latinx están utilizando la ciencia ficción, la fantasía y la cultura digital para explorar la migración.



Su estudio The Latinx Files: Race, Migration, and Space Aliens fue publicado a través de Rutgers University Press en el 2021. Su investigación se entrelaza con el trabajo como editor y traductor de antologías de ficción.


Goodwin es editor de Latinx Rising: An Anthology of Latinx Science Fiction and Fantasy y coeditor de la colección Speculative Fiction for Dreamers, ambas publicada por Ohio State University Press.


Para conocer más acerca de Matthew David Goodwin pueden visitar https://latinxarchive.com/

También pueden encontrar los libros que mencionamos en los enlaces que dejaré en la transcripción.



Latinx Rising: https://www.amazon.com/-/es/Matthew-David-Goodwin/dp/0814255892/ref=sr_1_1?__mk_es_US=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=Latinx+Rising&qid=1639085583&sr=8-1

Speculative Fiction for Dreamers: https://www.amazon.com/-/es/Alex-Hernandez/dp/0814257984/ref=sr_1_2?__mk_es_US=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=Speculative+Fiction+for+Dreamers&qid=1639085607&sr=8-2


Pero antes de presentar la entrevista, quería mencionarles que en ella Matthew menciona la proposición 187, y para aquellos que no saben qué es les leeré lo que encontré acerca de ella en la página “Library of Congress Research Guides”.


“El 9 de noviembre de 1994, los votantes de California aprobaron la Proposición 187 (también conocida como el referéndum Save Our State), una iniciativa de votación propuesta por organizaciones antiinmigrantes, que restringía a los inmigrantes indocumentados de los servicios públicos del estado, incluido el acceso a la educación pública y la atención médica. Además, la propuesta ordenó a los maestros y profesionales de la salud que reportaran a cualquier persona sospechosa de ser indocumentada al Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) o al fiscal general de California. La falta de pautas sobre cómo sospechar si alguien era indocumentado llevó a muchos a argumentar que la Proposición 187 se dirigiría y perfilaría a las personas que poseían ciertos atributos físicos categorizados como extranjeros.


“La Proposición 187 fue aprobada durante un período turbulento de recesión económica en California, instando a muchos ciudadanos a ver a los inmigrantes indocumentados como chivos expiatorios. Tras la aprobación de la propuesta, el gobernador Pete Wilson abogó por la implementación inmediata del referéndum, ordenando a las instalaciones de atención médica y los distritos escolares que negaran servicios a las personas indocumentadas. Varias organizaciones desafiaron rápidamente la propuesta [...]


“A pocas semanas de la aprobación del referéndum, un juez federal dictaminó una orden judicial contra la Proposición 187 hasta que se pudiera ejecutar una revisión legal, lo que llevó a disputas entre cada parte y manifestaciones en los colegios y universidades de California. [En últimas] el estado no pudo promulgar la Proposición 187 después de que los tribunales la declararon inconstitucional bajo la Cláusula de Igualdad de Protección de la Enmienda 14ª, que protege a cualquier individuo independientemente de su estado de ciudadanía. La propuesta perdió influencia después del auge económico de California a fines de la década de 1990, pero otros estados, incluido Arizona, han introducido propuestas similares”.


Bueno ahí nos vamos enterando un poquito más de la historia de amor y odio que este país tiene con los inmigrantes. Aunque si miramos la historia de la humanidad, cada vez que un país pasa por una mala racha económica, se aplica una medida similar contra las minorías. Porque es más fácil unir a las personas alrededor del odio contra lo que es diferente que aceptar que el gobierno ha hecho un mal trabajo. Por eso es por lo que necesitamos la literatura amigas y amigos, porque nos ayuda a desarrollar un pensamiento crítico, nos ayuda a que no comamos cuento.


Muy bien, sin más que decir al respecto hablemos con Matthew David Goodwin.

*

[Entrevista]


Carolina: Hola Matthew, muchas gracias por estar aquí el día de hoy, y la única pregunta que tengo para ti es: ¿Cómo llegaste a la literatura latino, latina en los Estados Unidos que está orientada a la ciencia ficción y a la fantasía?


Matthew: Bueno gracias, Carolina, y disculpe mi español, no es perfecto. Bueno lo que pasó es que yo estaba estudiando filosofía y empecé a poner a atención a la inmigración, y las leyes de inmigración en California, proposition 187, que es una ley antinmigración. Y en este tiempo también estaba saliendo de filosofía y después empecé a trabajar con organizaciones sin ánimo de lucro sobre la inmigración. Pero me di cuenta de que la experiencia de inmigración es tan extraño, tan absurdo en los Estados Unidos, que la literatura típica del canon de la literatura latinoamericana no explica bien esta experiencia.


Y empecé a pensar en autores como Kafka que tiene que buscar la fantasía, la ciencia ficción para explicar la experiencia de inmigración en los EU. Porque las leyes son tan crueles y extrañas. Y [con] el tiempo, yo busqué esta línea de ciencia ficción latina, y no había mucho, y por eso miré la literatura de México, Puerto Rico, Argentina, Cuba y otros que tienen una historia más larga de ciencia ficción.


Hice mi tesis sobre este tema, pero después decidí hacer una antología porque no había otro, libro; para ayudar a otros estudiantes o académicos que quieren seguir esta línea. Y aunque no tenía experiencia de hacer una antología empecé el proyecto, se llama Latinx Rising. Hicimos un Kickstarter para poner fondos a los autores y con mucho tiempo arreglando este proceso, llego el libro.


Lo que pasa es que en este tiempo no había mucha consciencia de este tema. Había mucha gente que tenía interés, que quiere leer cuentos latinos de ciencia ficción o fantasía, pero no había una manera. Y después con Latinx Rising empezamos a hacer una comunidad y esta ha crecido mucho hasta hoy. Para mí ha sido una cosa muy importante, muy lindo que ya tenemos una comunidad interesada en el tema.


Mientras Latinx Rising llego empecé mi investigación en ciencia ficción latina y ya la completé, se llama Latinx Files. Trata del tema de los extraterrestres, para mi es una figura cultural muy importante, es una figura que llega de otro planeta, es un migrante. Hay muchas formas de extraterrestre en ciencia ficción latina, que expresa inmigración, pero también expresa antirracismo, y expresa horror. Finalmente, el Chupacabra, que es un extraterrestre especifico, que llego de Puerto Rico y después ya está circulando. So, este es Latinx Files.


También me di cuenta de que habían muchos autores escribiendo cuentos para adultos jóvenes, Yo no tenía experiencia en este tipo de literatura, por eso hable con un autor, Alex Hernández, que estaba en [el libro] Latinx Rising, para ayudarme, y con Sara Rafael García, que también estaba trabajando en ficción especulativa. Hicimos un grupo e hicimos el libro Speculative Fiction for Dreamers, que es para jóvenes y adultos, pero no es para niños.


Tenemos Latinx Rising, Latinx Files y Speculative Fiction for Dreamers y después tenemos un plan para hacer otra antología Nacho Poppins Utopía, y ya estamos planeando este libro. Es de cuentos que habla de una sociedad que no es utopía o es distopia. Es como en medio, que ha mejorado en algunos niveles, como solar power, o algo así. Y también tengo una conferencia que va a llegar en marzo del 2023 sobre este tema. Y es una cosa muy increíble para mí. En este tiempo, en estos diez años, hay mucho interés en las universidades sobre este tema, y de autores y artistas y es una cosa muy buena y muy lindo. Es un tema que tiene mucha energía y pienso que va a crecer más y más.


Y pues he seguido haciendo mis investigaciones sobre el tema, incluyendo a mis estudiantes de la Universidad de New México. Pienso que los estudiantes ahora tienen más interés en este tema. Y yo pienso que vamos a tener más académicos en el futuro trabajando en este tema. Porque la ciencia ficción y la fantasía es parte de la cultura más que nunca. Y por eso tengo mucha fe de que crezca.


Carolina: Una última pregunta. De las historias que has leído, hay alguna que digas o pienses que algún día la veamos como una película, ¿en el teatro o como una serie de televisión?


Matthew: Es una pregunta que obviamente que es difícil decir, pero la verdad es que si hay mucho interés de Hollywood en la ciencia ficción y fantasía latina. No tengo nada de conexiones con ellos, pero a veces me llaman y yo digo bueno lee Latinx Rising y ahora Speculative Fiction for Dreamers. Y pues, la otra cosa hay autores y artistas ahora trabajando con las prensas más grandes, no con la universidad o prensas pequeñas. Y ellos, pienso que están trabajando más en llegar a hacer una película o televisión. Y seguro va a crecer, pero no voy a tener parte de eso.


Pero mi compañero, Alex Hernández que ayudó con Speculative Fiction for Dreamers, yo sé que él tenía un cuento, se llama “Caridad” que trata de una inteligencia artificial y que está implantado en el cerebro de un joven y por eso conecta con su familia en Cuba y Miami. Y yo sé que él está trabajando con una compañía en Hollywood. Pero yo pienso que no ha terminado aun, la verdad no sé si va a pasar.


Yo sé que hay mucho interés de Hollywood y vamos a ver que llega.


Carolina: Súper, súper, bueno nada Matthew te quiero agradecer mucho por estar aquí el día de hoy. Y espero que todos los oyentes escuchen esta entrevista que fue genial, y que se preparen para lo que se viene el año que viene, el 2022. Porque muchas de esas historias vamos a escucharlas en el programa.


[Fin de la entrevista]


*

Como una apasionada por las películas y series de televisión de ciencia ficción siempre estoy esperando que el cast sea diverso, pero hoy día más y más busco que en la producción e idea original haya un latino o latina liderando. El momento ha llegado para que en el futuro real y el imaginado los latinoamericanos tengamos más voz, voto y acción.


De esta entrevista también quiero subrayar que la literatura especulativa también conocida como de ciencia ficción y fantasía no es una literatura para niños. Son narrativas con las cuales se puede explorar con mayor flexibilidad temas tan sensibles como la inmigración, el ser de aquí y de allá, el deterioro del medio ambiente, el futuro de la humanidad y mucho más.


Este fin de año les animo a chequear los libros que Matthew mencionó, Latinx Rising, Latinx Files y Speculative Fiction for Dreamers.


*

Para cerrar el episodio, la temporada, el año 2021 y decirle adiós a Tres Cuentos, los dejaré con un poema bastante reconfortante del mexicano Amado Nervo. Como les comenté al inicio de la temporada, se avecinan cambios, y uno de ellos es el nombre del programa y algunos aspectos del formato. Pero todo esto y más será develado con la llegada del nuevo año, porque como dicen en mi país, año nuevo, vida nueva.


En Paz

Por Amado Nervo


Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,

porque nunca me diste ni esperanza fallida,

ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;


porque veo al final de mi rudo camino

que yo fui el arquitecto de mi propio destino;


que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,

fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:

cuando planté rosales, coseché siempre rosas.


...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:

¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!


Hallé sin duda largas las noches de mis penas;

mas no me prometiste tan sólo noches buenas;

y en cambio tuve algunas santamente serenas...


Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.

¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!


*


Y eso es todo por hoy. El siguiente año el programa llegará con las historias de aquellos latino-latina descendientes que han hecho de los Estados Unidos su casa.

Felices fiestas y que el universo los colme de buenas aventuras, de amor, paz y por supuesto de buenas historias y de dinero, ¡como no!

Hasta el siguiente cuento, adiós, adiós.


*

Tres Cuentos Podcast es producido con el apoyo de PRX y el Programa de Creadores de Podcasts de Google.

Tres Cuentos es un ejercicio de adaptación e investigación creativa.

Agradecimientos especiales a…

Recuerden que nos pueden escuchar en cualquier aplicación de podcast como Google Podcast, iTunes, Stitcher, Spotify, iVoox, o donde sea que nos encontraron. Y visita nuestra página web www.trescuentos.com

Por último, si has disfrutado este episodio considera subscribirte a nuestro boletín a través de nuestra página web y comparte los episodios con tus amistades.

La música y los efectos de sonido fueron descargados de la biblioteca de audio de YouTube y de Freesound.org.

La lista de créditos por canción y las fuentes de información las puedes encontrar en la transcripción.



Bibliografía


“El sexto sentido” por Amado Nervo. Lee el cuento completo: https://redescolar.ilce.edu.mx/sitios/micrositios/24mayo_amado_nervo/doc/17_El_Sexto_Sentido.pdf


“El ángel caído” por Amado Nervo. Tomado del libro digital El país en que la lluvia era luminosa y otros cuentos misteriosos. Municipalidad de Lima. URL: https://www.descubrelima.pe/wp-content/uploads/2020/07/El-pa%C3%ADs-en-que-la-lluvia-era-luminosa-y-otros-cuentos-misteriosos.pdf


“A Latinx Resource Guide: Civil Rights Cases and Events in the United States: 1994: California's Proposition 187”. Library of Congress Research Guides. URL: https://guides.loc.gov/latinx-civil-rights/california-proposition-187


Música


When We Found The Horizon - Late Night Feeler

Brain Trust - Wayne Jones

Flowers In The Rain - Sir Cubworth

No.9_Esther’s Waltz - Esther Abrami

Always Remember to Never Forget - The Whole Other

Dog Park - Silent Partner

Pablo - The Mini Vandals

Ibiza Dream - Chris Haugen

To Be A Ball Of Light - Late Night Feeler

Pooka – Kevin MacLeod


Dreamy Flashback by Kevin MacLeod is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 license. https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

Source: http://incompetech.com/music/royalty-free/index.html?isrc=USUAN1100532

Artist: http://incompetech.com/


Frost Waltz by Kevin MacLeod is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 license. https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

Source: http://incompetech.com/music/royalty-free/index.html?isrc=USUAN1100516

Artist: http://incompetech.com/


Marty Gots a Plan by Kevin MacLeod is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 license. https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

Source: http://incompetech.com/music/royalty-free/index.html?isrc=USUAN1500015

Artist: http://incompetech.com/


371342__iamgiorgio__d2-kidslaughing

263776__scottemoil__crying-man



216 views0 comments

Recent Posts

See All